Las Vegas

La tercera parada en nuestra ruta por la Costa Oeste fue… Las Vegas!

Si os soy sincera, no era una ciudad que tuviese muchas ganas de visitar, a pesar de que había escuchado maravillas de lo fascinante que resulta.

Llegamos hasta el aeropuerto McCarran de Las Vegas tras un vuelo de hora y media desde San Francisco, con la compañía aérea Alaska Airlines (por cierto, muy recomendable para realizar vuelos internos).

La primera sensación al salir de la terminal fue un impacto total. Nos habían avisado de las altas temperaturas, pero de verdad que es imposible imaginarlo hasta que lo vives. ¡Eran las diez de la noche y había 41ºC!

Nos dirigimos al mostrador de alquiler de coches de la compañía con la que lo habíamos contratado desde España (de nuevo, la compañía Alamo desde la web de rentalcars ). Esta vez habíamos escogido un coche un poco más grande (Toyota Rav4), puesto que sería con el que recorreríamos los diferentes parques nacionales por el desierto y nos esperaban bastantes horas de coche.

Por fin salimos del aeropuerto y nos dirigimos hacia el bullicio de Las Vegas. Tengo que reconocer que la llegada con coche por la noche con la gran cantidad de luces que hay, es impresionante. Realmente es como un parque temático.

Ya nos habíamos informado de dónde aparcar el coche de forma gratuita, y además estaba muy muy cerca de nuestro hotel, el hotel Planet Hollywood. El parking fue el del centro comercial Miracle Mile Shops, acceso directo por dentro hasta el hotel después de pasar por un millón de tiendas y restaurantes. No obstante, dependiendo de dónde os alojéis hay otros parkings gratuitos.

Sorprendentemente, la entrada principal del hotel no es la planta de recepción sino… ¡el casino! Los mostradores para realizar el Check-in se encuentran en la planta -1.

Sinceramente, hay mil opciones de alojamiento en Las Vegas y comparado con los precios de Los Ángeles o San Francisco, los hoteles están genial de precio. Fuimos al Planet Hollywood por recomendación y nos encantó. Estuvimos aquí tres noches, y la reserva la realizamos a través de la web de Hoteles.com .

Tras descargar las maletas en la súper habitación, nos fuimos a cenar a una pizzería en el hotel París. Dentro del hotel parece que es permanentemente de día, con el techo pintado de azul y nubes. Por lo que no importa a la hora que lleguéis jajaja.

El primer día lo dedicamos a visitar los diferentes hoteles (The Venetian, Bellagio, París, Cesars Palace…). y el segundo día teníamos previsto desplazarnos con el coche hasta Death Valley, pero debido a las altas temperaturas y a los incendios que se habían desatado los últimos días tuvimos que prescindir de esta visita y nos dedicamos a visitar la calle Freemont, Las Vegas Premium Outlets North…

 

Cansados ya de ver tantos hoteles y casinos, nos fuimos a visitar la casa de Los Simpsons jaja. Ubicada a unos 20 km de la ciudad de Las Vegas, en la localidad de Henderson, el número 712 de Red Bark Lane. El barrio en sí mismo parece de dibujos animados!

IMG_8950IMG_8914

Puesto que en un principio solo íbamos a estar un día en la ciudad, no reservamos ningún espectáculo, pero sin duda, os recomiendo hacerlo, puesto que si vais en pleno verano como nosotros, ¡se hace imposible incluso estar en la piscina del hotel!

¡Y a partir de aquí, empieza nuestra ruta por los parques nacionales, primera parada: Page!

 

 

Un comentario sobre “Las Vegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s